Leer, escribir, compartir

Leer, escribir, compartir

22/3/16

Tiempo De Vida



Título: Tiempo de vida
Autor: Marcos Giralt Torrente
Editorial: Anagrama, 2010 
Págs: 200
Premio Nacional de Narrativa 2011












" Toda narración, incluso aquella que pretende imitar la vida, es una ficción. Un artificio. El escritor sale al mundo y lo que nos devuelve es una visión de la vida, no la vida. Partiendo de esta premisa, Marcos Giralt Torrente se enfrenta en este relato íntimo a un tema universal: la muerte del padre. A partir del dolor por la pérdida, reconstruye la relación con su padre, el tiempo de vida que compartió con él, con asombroso afán de fidelidad. Sin eludir las zonas de penumbra pero sin recrearse en ellas, sorteando con equilibrio cualquier exceso. De esa forma, con ayuda de una prosa hipnótica y concisa, la propia experiencia se transforma en experiencia de todos".

Mi opinión

Te tenía olvidado en una de las estanterías de mi casa, ni me acuerdo cuando te compré o si tal vez alguien con muy buen criterio te eligió como regalo, el caso es que hace unos días reparé en tí por casualidad y decidí llevarte conmigo de vacaciones.¡ Qué buena idea y qué grata sorpresa! porque has sido una maravillosa lectura. Me pregunto cómo no te había leído antes, cómo he podido tenerte todos estos años sin saber que dentro de tus páginas se encontraba esta íntima y sincera historia de un padre y un hijo...

                               


Narrado en primera persona el autor Marcos Giralt Torrente reconstruye la relación compleja que mantuvo con su padre ( el pintor Juan Giralt) . Hijo único de padres separados nos muestra a través de sus recuerdos los vaivenes de la vida en común y como después de todo, será él, su hijo, quien le acompañe en los últimos dos años de su vida, durante la enfermedad.


Una lectura intensa como lo suelen ser las relaciones padres-hijos. Un libro honesto que tiene el don de emocionarte sin caer en el sentimentalismo. Me daba la impresión de que al autor no le importaba lo que sus palabras provocaran en los lectores, era como una necesidad de escribir e intentar comprender. No trataba de dar una imagen de él o de su padre más aceptable. Se le ha sentido desconfiado de no saber por ejemplo como arrancar a contarlo, a veces confundido, buscando respuestas, intentando entender.

Culpas, reproches, silencios, temores, malentendidos, ausencias, pero sobre todo lo que se puede percibir en cada página es la gran necesidad de querer comprender y saber perdonar. Lo que al final te queda es el amor y la admiración que sentía Marcos Giralt por su padre.

Está escrito de manera fluida y sencilla, con frases cortas que hace que se lea sin esfuerzo. No tiene un estilo sensiblero, te queda la sensación de que es un amigo íntimo que está compartiendo contigo confidencias sin esconderte nada, desnudando sus recuerdos. Creo que resulta imposible no sentirse identificado, bien con los sentimientos del hijo reclamando atención,  bien si eres hijo único de padres separados o bien en el duelo al perder a un padre. En definitiva un texto íntimo.

Tiempo de vida, de saber que lo que no se ha hecho ya no se puede hacer. Que el tiempo que perdemos y no pasamos con nuestros seres queridos no se va a recuperar, los momentos y las experiencias no vuelven. Recuerda hay cosas que podemos recuperar, pero el tiempo no es una de ellas. Di lo que tengas que decir, haz lo que tengas que hacer pero hazlo ahora, no dejes pasar el tiempo, que mañana quien sabe...
                                                        
Todo un homenaje al amor entre padres e hijos. 200 páginas que para mí ya son inolvidables.
                                 


Por cierto encantadora tu portada, esa foto del padre ( Juán Giralt) con el hijo ( Marcos Giralt) en brazos en 1968. Bonita, muy bonita.

Se te puede leer en un par de días, pero me acompañarás para siempre.


Os dejo un poema de Luis Cernuda ( poeta español) sobre el tiempo y la vida que a mí me gusta mucho.

La vida en tiempo se vive,
Tu eternidad es ahora,
Porque luego
no habrá tiempo para nada.


Breves fragmentos del libro:

" Eso tiene la muerte, que es irrevocable. Y que por muy cerca que nos toque, mientras no nos toque a nosotros, al final la vida se impone".

"Las grandes enseñanzas de la vida a menudo llegan demasiado tarde".

"Nos atascamos por pensar que la vida era infinita. En ese error de cálculo se originan los mayores tropiezos".









No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate y comenta! agradezco mucho lo que me aportéis.

Return to top of page