Leer, escribir, compartir

Leer, escribir, compartir

22/11/17

Reto 5 líneas, noviembre.


Las tres palabras a incluir en el relato del mes de noviembre son: Todas / estamos / dejar.

De verdad que intento esquivarlos, evitarlos, pero de todas todas tropiezo con ellos. Y ya no sé cuánto invento, cuánto moldeo y deformo a mi antojo, o cuánto es verdad. Si ya no estamos, si ya no somos, por qué un olor o el sonido de una canción es suficiente para traerte de nuevo. Quisiera dejar de pensar en lo que un día fue pero ellos insisten en volver al hoy para decirme una y otra vez que me equivoqué.


Relato escrito para el Reto 5 líneas del blog Las palabras soñadas de Adella Brac. 
Seguir leyendo




15/11/17

Chocolat de Joanne Harris.

Título: Chocolat.
Autora: Joanne Harris.
Editorial: Duomo ediciones
Págs: 295
Año 1ª publicación: 1.999

Vianne Rocher y su hija Anouk llegan al pueblo de Lansquenet para abrir una chocolatería frente a la iglesia. Vianne es alegre y desenfadada, sensual y misteriosa y parece poseer extraños dones. Para el cura Francis Reynaud, la presencia de esta singular mujer no puede ser sino el primer paso para caer en la tentación y el pecado. Para Vianne, sin embargo, el chocolate es algo más que un placer para los sentidos: gracias al chocolate, las penas se hacen más llevaderas, los secretos más íntimos y los sueños, quizás, se vuelven reales.


Mi opinión
He aquí un libro que es todo una fiesta para los sentidos, por lo menos para aquellos a los que nos apasiona el chocolate en todas sus formas, negro, blanco, líquido o sólido. Aunque de sobra es sabido que con este delicioso producto mucho puede resultar empalagoso, y es esa exactamente la impresión, muy en general, de esta lectura, muy dulzona.

A un pequeño pueblo de Francia, un lugar donde parece que el tiempo se ha detenido, donde la llegada de nuevos vecinos perturba la vida de todos, donde la hipocresía anda como Pedro por su casa, ahí a Lansquenet llegan Vianne y su hija Anouk.
Esta nueva vecina, es joven, madre soltera, con una actitud liberal, tan libre como para abrir una chocolatería frente a la iglesia del pueblo en plena cuaresma, ¡señor, qué ocurrencia!. Las delicias terrenales contra las promesas celestiales. Y para colmo madre e hija no acuden normalmente a la iglesia...
El chocolate entrará en la vida de los habitantes de Lansquenet para desgracia del cura, el padre Reynaud, el cual hasta ahora ejercía un gran poder sobre la opinión de sus feligreses, ¿seguirán valorando y acatando sus opiniones, o las exquisiteces de Vianne le ganarán la partida?.

A mí esta diatriba me pareció un tanto absurda y exagerada, hasta el punto que me hizo reír en más de una ocasión con el ridículo enfado del señor cura, un personaje que acabó resultándome realmente desagradable, propagando el odio y la intolerancia, principios que la iglesia tanto glorifica. Cómo puede ser que haga de la apertura de una chocolatería, aún en plena cuaresma, algo tan grave como para dedicarle un sermón en misa y sin embargo cierre los ojos a problemas mayores y más serios que suceden a su alrededor y de los que él tiene constancia. Inseguro y poco inteligente. Aunque si lo llevamos a día de hoy, no nos parece tan asombroso ¿verdad? porque personajes así abundan, personas que sólo reaccionan cuando su autoridad se ve resentida, haciendo oídos sordos y tapándose los ojos para todo lo demás. Y qué capacidad poseen para justificar lo injustificable, lo intolerable.

Todo acaba demasiado bien para mi gusto, los personajes muy esteriotipados y como ya he mencionado, algunos razonamientos me hacían reír de absurdos. Los buenos muy buenos y los malos malísimos, demasiado blanco y negro todo.

Por otro lado, el texto fluye a un ritmo cómodo, ha sido una lectura fácil y agradable, lo que ha hecho que resulte entretenido. Las descripciones muy evocadoras hacían que nos resultara muy fácil a los lectores imaginarnos los olores, los sabores, que nos transportara allí mismo viéndola elaborar el chocolate o  frente al escaparate sin poder despegar los ojos del cristal, mientras se nos hace la boca agua.

Imposible no sucumbir  a la llamada del chocolate durante esta lectura, ¡una tortura! porque eso sí, es esta una historia sensorial, donde los olores, los sonidos, el gusto adquieren mucha importancia.



Acabo la lectura y me digo que he pasado un buen rato, ahora, si estás a dieta evitando dulces no leas este libro, déjalo para otro momento. Me gustó, pero no lo suficiente como para releerlo o ponerlo en el estante de mis mejores lecturas, creo que su recuerdo se desvanecerá pronto.


Lectura conjunta en el grupo de Los libros de Carmen y amig@s



Seguir leyendo




1/11/17

El gato negro de Edgar Allan Poe.




Título: El gato negro.
Autor: Edgar Allan Poe.
Editorial: Anaya.
Págs: 222.
Año 1ª publicación: 1854.







Por estas fechas  Atalanta del blog Un libro junto al fuego nos invita a participar en el Reto Halloween que consiste en leer durante el mes de octubre algún libro de terror que haya sido adaptado cinematográficamente. Yo, aprovechando este estupendo reto siempre acabo leyendo algo de Edgar Allan Poe y este año no iba a ser menos.

Preparada para entrar en los siniestros mundos de Poe, intuyo que voy a pasar miedo, pero también sé que voy a disfrutar de su lectura. Comienzo...es una colección de doce de sus más conocidas historias, doce historias que no puedo leer de seguido, con cada una debo parar, algunas por lo espeluznantes, escalofriantes e inquietantes, otras por las diversas interpretaciones que se pueden dar y a las que vuelves una y otra vez después de terminada la lectura. Habitaciones sombrías, ambientes opresivos, misteriosos y oscuros pasadizos, Poe es único en hacer que te encojas en el sofá, que sientas una claustrofobia tan agobiante que tengas que dejar la lectura y salir, salir para cerciorarte de que puedes, de que nada ni nadie te lo impide.

No os voy a revelar mucho de estos relatos, poco se puede contar sin caer en el spoiler, así que poco será  lo que de cada uno os diga, lo suficiente quizás para intentar convenceros de que los leáis.


El gato negro, un relato de los que hacen retorcerte, perfectamente horripilante, increiblemente retorcido, completamente perturbador, de una perversidad absoluta. De lo mejor que he leído de este género.




El entierro prematuro, historias de gente enterrada viva, personas que sufrían de catalepsia una enfermedad que se caracterizaba por la inmovilidad, pérdida de sensibilidad, la piel palidecía, los signos vitales disminuían hasta casi hacerse imperceptibles, en muchos casos se llegaba a creer que la persona había fallecido.
Para lograr mayor veracidad al relato, Poe nos comienza contando casos, que dice han sucedido, que te pondrán los pelos de punta.
El enterramiento en vivos es un tema muy recurrente en su obra.


El pozo y el péndulo, narrado por un condenado a muerte por la inquisición de Toledo, me mantuvo en un suspense aterrador, asfixiante. Una historia perfectamente construida, te hace sentir el miedo, la angustia del protagonista, la oscuridad total que le envuelve, las ratas pululando por la habitación al acecho, oír el balanceo del péndulo...Las descripciones son tan vívidas que nos coloca junto al protagonista involucrándonos con todos los sentidos.



Los hechos en el caso del señor Valdemar, ¿puede la muerte ser postergada o incluso interrumpida mediante la hipnosis?. Esto es lo que nuestro narrador, un hipnotizador investiga y a lo que el señor Valdemar se somete cuando le llega la última hora. Lo que sucede te deja sin aliento, excelente historia.




El tonel de amontillado, una historia de venganza sin que sepamos muy bien si es por verse insultado el narrador o por celos, lo que impacta en cualquier cosa es la aterradora forma en la que la llevará a cabo.




Un descenso al Maeslströn, aquí el terror proviene de la Madre naturaleza, un enorme e imponente remolino que causan las mareas en la costa de Noruega. El relato de un hombre que escapó a la muerte y del horror que pasó durante esta experiencia, horror que nos transmitirá a los lectores con sus fantásticas descripciones.






Berenice, un cuento que cuando se publicó estuvo cerca de ser censurado por la naturaleza de la historia. Quizás es de los más violentos de los que yo he leído, una historia que te pone los pelos de punta. Un personaje obsesivo, retorcido y terrible.






Ligeia, una mezcla de romance y horror. Una historia muy rica en detalles y que se presta a varias interpretaciones. Un cuento de terror gótico clásico con dos de los temas frecuentes en sus relatos, la reencarnación, y el dolor por la pérdida de un amor que engendra un estado de locura.







Hop - Frog, un enano lisiado, bufón de la corte, impulsado por la venganza decide llevar un plan contra el rey y sus ministros. Lo que más destacaría de esta historia es el lenguaje satírico que emplea para contarla.










Manuscrito hallado en una botella, nuestro narrador viaja en un barco que es golpeado por una terrible tormenta, durante ésta otro gran barco aparece al que podrá subirse para intentar salvarse. Inquietante será su experiencia a bordo. Una historia compleja y aterradora porque no sabes muy bien qué está pasando.






Corazón delator, magnífica construcción de esta historia de suspense en la que el tema de la obsesión y la culpa vuelve una vez más. En esta ocasión nuestro narrador se obsesiona con el ojo de un anciano... intentará convencernos de su cordura, dándonos explicaciones racionales para sus actos totalmente irracionales.






Terminada la lectura, sigo pensando que leer a Poe me resulta más aterrador que cualquier película de terror actual. Después de más de un siglo, sus libros se siguen leyendo, son y serán historias para siempre, no han perdido ni un ápice de ingenio y elocuencia y por supuesto de terror mucho terror. Una vez más descubro que no hacen falta 400 páginas para hacernos pasar verdadero miedo, con Poe con 5 tenemos más que suficiente.

Son muchas las versiones que se han hecho para la gran pantalla de muchos de sus relatos. Ligeia, fue llevada al cine en 1964 por Roger Corman y El gato negro en 1941 por Albert S. Rogell, y otros tantos que han dado pie a la creación de las más variadas versiones cinematográficas.

Seguir leyendo




9/10/17

La puerta de Magda Szabó






Título: La puerta.
Autora: Magada Szabó.
Editorial: Penguin random house, Debolsillo.
Págs: 315.
Año 1ª publicación: 1987.









La presente obra no se ha escrito para Dios, conocedor de mis entrañas, ni para las sombras, testigos de tantas horas de vigilia y de sueño; dedico este libro a los hombres. He vivido con valentía hasta ahora y espero morir así, con coraje, sin mentiras, y para ello es necesario que declare de una vez por todas que yo maté a Emerenc. Yo quería salvarla, no destruirla, pero eso no cambia nada.

Con esta confesión da comienzo esta fabulosa novela, un sentimiento de culpa que pesa, una culpa por tomar una decisión que aunque ella creyó correcta, tuvo drásticas consecuencias. Con este sentimiento de fracaso inicia la historia, un relato que a simple vista puede resultar banal (la relación de amistad entre dos mujeres) pero que lejos de eso, pasa a ser desconcertante por momentos, intensa siempre, dramática y también sensible, pero sobre todo hipnotizante, según va avanzando te va ganando.

Recuerdos contados en primera persona, evocando una intensa relación de amistad nada convencional de dos mujeres muy diferentes con realidades distintas. Nuestra narradora, escritora (quizás una versión ficticia de la autora ) casada con un académico, y la señora de la limpieza, Emerenc. Dos mujeres que supieron y pudieron acercarse a pesar de sus diferencias, construyeron un intenso y duradero vínculo entre ellas de más de 20 años. 

Si alguien le garantizaba que no éramos gente bulliciosa ni alcohólica, no descartaría la posibilidad. Me dejó estupefacta: era la primera vez que alguien pedía nuestras referencias. "No lavo la ropa sucia de cualquiera."

Así se da a conocer Emerenc ante sus futuros jefes durante la entrevista para contratarla como ama de llaves. Las condiciones puestas por ella no por los propietarios, y así en todo, siempre fué la que marcó los tiempos, en el trabajo como en el trato. Una mujer con una compleja personalidad, con una determinación que en ocasiones llegaba a resultar intratable, aterradoramente perfeccionista, trabajadora incansable. La mujer que ella dejaba ver era admirada por todos sus vecinos, barría las calles, quitaba la nieve en invierno, recogía y cuidaba animales abandonados, atendía a los enfermos llevándoles ricos platos culinarios. Pero también estaba la Emerenc que mantenía su puerta cerrada defendiendo celosamente su intimidad, un enigma para todos lo que detrás escondía. Un personaje muy, muy intrigante que suscitaba sentimientos encontrados, temida y venerada. A lo largo del libro y poco a poco el autor irá perforando en el pasado de esta enigmática mujer, revelando episodios que te harán estremecer de horror y te ayudarán a entender algunas de sus acciones que de otra manera resultan desproporcionadas y desconcertantes.

Nuestra narradora, es una escritora a la que la censura le mantuvo mucho tiempo en silencio y que ve como su carrera al fin comienza a valorarse. Ella es religiosa, sencilla en la forma de querer, sin grandes complejidades, involucrada en la vida política de su país, una persona culta. Cómo se involucra en esta conflictiva relación y cómo termina queriéndola tanto, son preguntas que te harás más de una vez a lo largo de la lectura, no sólo porque poseen valores y opiniones bien diferentes sobre casi todas las cuestiones cotidianas o no de la vida, sino porque Emerenc no admite opiniones ni consejos ni respuestas a sus ideas, tiene con ella una conducta casi dictatorial, la critica y la juzga sin piedad, una relación donde te parece que un punto de encuentro es imposible. Inexplicable por momentos ese vínculo de dependencia que se crea entre estas dos mujeres, que a mí me resultó un tanto obsesivo el querer ganarse la confianza de una persona que la mayor parte del tiempo resulta contigo desagradable. Pero ¿qué extraña química es la que nos atrae y nos une a ciertas personas?...

Nuestro cariño era recíproco, pero al resultar al mismo tiempo tan complejo y con elementos tan imprecisos como los del propio amor, administrarlo en el roce cotidiano, tratando de evitar conflictos, requería muchísima tolerancia y concesiones mutuas.

Un buen día Emerenc deja de barrer las calles, de sacar a pasear al perro, está enferma y se refugia detrás de esa puerta que siempre mantiene cerrada incluso a pesar de los esfuerzos de todos por hacerla salir o por dejar que un médico la visite. Y aquí cuando más necesita de la confianza depositada en su amiga, le traicionará, será una traición involuntaria pero su dignidad será burlada y una dolorosa vergüenza la invadirá. Abrumada fue como me sentí al final, por ese ultraje a la dignidad de un ser humano, por ese sentimiento de humillación, pero entendiendo que en ocasiones se comenten actos imperdonables sin querer, desde la compasión y el cariño, ofreciendo tu ayuda, pero ¿y en el caso de que lo que te piden va en contra de tus valores, de tus creencias? o simplemente ¿qué hacer si no te solicitan ese auxilio que sabes es necesario?. Esta lectura plantea cuestiones éticas sobre la muerte, la dignidad, el respeto, la amistad, el derecho a la intimidad, tantas reflexiones como diferentes lecturas.

La construcción de la personalidad de Emerenc es excepcional, un personaje que aún resultando difícil, en unas páginas la odias y en otras la amas, se convierte en inolvidable, me atrevo a decir que es uno de los personajes más atractivos, e intrigantes de los que he leído en mucho tiempo. Existe en esta historia otro protagonista que merece atención, el perro que ambas mujeres comparten su cuidado, Viola, es todo un personaje literario con unas cualidades humanas sorprendentes.
Muy bien escrito, una prosa exquisita, con pocos diálogos pero los que hay magníficos, mordaces.

Muy apropiado el título con mucho simbolismo, porque realmente existe una puerta física que no se quiere abrir a nadie, pero más allá son mil puertas las que representa esta lectura. Las que todos nos ponemos para preservar nuestros secretos, nuestra intimidad, o como escudo ante el sufrimiento, y las que abrimos a los que se ganan nuestra confianza. Lo que exponemos y lo que escondemos.

Una lectura realmente gratificante que os invito a leer, es uno de esos libros de los que sales enriquecido, una profunda exploración de las relaciones humanas.

Diferentes lenguajes emocionales, diferentes maneras de expresar el cariño, el amor, los sentimientos, todos válidos si se manifiestan desde el respeto.

Hoy en día sé algo que en esa época aún desconocía: que el cariño es una emoción desarticulada por excelencia, y por eso se resiste a ser dosificada con prudencia. Es inútil pretender regular cómo debe encauzar cada uno sus afectos: no hay fórmulas que valgan.

Seguir leyendo




27/9/17

Reto 5 líneas, septiembre.



De sobra sabéis los que mes a mes visitáis mi blog, que participo y que vosotros también podéis animaros en este estupendo reto 5 líneas que Adella, del blog, Las palabras soñadas ha creado para gusto de todos nosotros.

Este mes las palabras me han resultado un tanto complicadas, pero al final os dejo lo que me han inspirado.

Castillo / nerviosos / astucia.

Con artimañas, astucia y también mucho encanto me engatusaste. Construiste a mi alrededor un castillo con altas murallas que mis allegados nerviosos y preocupados trataban de derribar, pero que yo, novata en esto del amor, no las veía. Hasta que la soledad llegó y se instaló, y me di cuenta de que no quería ser la princesa prisionera de nadie, sólo quería un hombre que me tratara como lo que soy, una gran mujer.

Gracias a tod@s por leerme.
Seguir leyendo




17/9/17

El alma del mundo, Alejandro Palomas.






´                                                               Título: El alma del mundo.
                                                                Autor: Alejandro Palomas.
                                                                Editorial: Planeta, S.A.
                                                                Págs: 323.
                                                                Año 1ª publicación: 2011.





Mis impresiones

Qué bien me viene siempre leer a Alejandro Palomas, delicado, elegante. Qué bien trabajados esos personajes fantásticos con una vida llena de secretos, de silencios, contagiándonos de sus vivencias.

Este es mi año con Alejandro Palomas, con sus libros, con sus emociones. Una vez más me encandila con su manera de contar, con su manera de invitarnos a sentir, a reflexionar, y con una constante en todos sus libros, esa bonita portada que acompaña a esas cuidadas palabras. Y es que hay con autores que siempre aciertas, que te embaucan con su manera de escribir, con su cuidado a la hora de elegir las palabras justas y acertar.

Esta vez nos trae a dos ancianos, Clea, una brillante violonchelista que sacrificó su carrera para permanecer a la sombra de su marido, algo teatrera, un tanto impertinente y descarada. Él, Otto, un reconocido director de orquesta, un seductor, un galán. Ambos llegan el mismo día a una residencia geriátrica de lujo a pasar una temporada, eligen a la misma cuidadora, Ilona, una joven de Europa del este que durante años trabajó de luthier, con su historia, con sus miedos, los de antes y los de ahora. Ilona pasará las mañanas con Clea y las tardes con Otto. Tres personajes con los que viajaremos del pasado al presente, y así entender a través del ayer el ahora, el cómo llegan a esta residencia, el porqué de sus actitudes, de su manera de ser.
Y aparentemente no pasa gran cosa, pero se sugiere mucho de las relaciones llenas de silencios, de esas decisiones que no tuvimos el valor de tomar, de mentiras y medias verdades y del perdón, tanto de saber pedirlo como de saber perdonar.

Me han gustado mucho las conversaciones entre ellos, las confidencias. Me ha gustado como la música une y acompaña la vida de estos tres personajes. Y sobre todo la óptica que nos da sobre esta etapa de la vida, la vejez.
Personas en la tercera edad que aún miran hacia delante y no se conforman con estar, ellos quieren hacer todavía, quieren seguir disfrutando, revelarse contra la rutina, reinventarse también, buscar nuevos desafíos, porque en la vejez también se pueden esperar segundas oportunidades.

Pero también la tristeza impregna las páginas de esta novela, por lo vivido, por lo que duele, por callar cuando se tenía que haber hablado y compartido, por no saber gritar lo que sentimos quizás por orgullo, quizás por miedo.

Y aunque carece de esa carcajada y esa chispa que tiene Una madre, del mismo autor, también se disfruta. Es un tanto más teatrero pudiendo resultar en ocasiones inverosímil, pero es que la vida de cualquiera si nos ponemos a pensar, también lo es.

Un escritor de sentimientos y emociones, que destapa el alma humana como pocos.

No hay mejor música que la de un corazón afinado. Sólo entonces suena el alma del mundo.



Seguir leyendo




29/8/17

Reto 5 líneas, agosto.


Estas son las tres palabras para agosto: máscaras / uñas / fuerte.

Y este es mi relato 5 líneas...

Os recuerdo que si queréis participar, podéis hacerlo AQUÍ.


Sentados con sus impecables batas blancas, guardando distancia, escudándose detrás de esas máscaras de frialdad e indiferencia que prefiguraban lo peor. Cuando finalmente hablaron, sus palabras me traspasaron de parte a parte, sentí un nudo en la garganta que fue quedándome sin aire, difícil mantenerme en pie. El fuerte dolor que sentí salió en forma de grito, un grito desesperado. Me había aferrado con uñas, dientes y una ciega esperanza a que de ésta salías.
Seguir leyendo




25/8/17

Delphine de Vigan, Nada se opone a la noche.

Lucille,foto tomada en una comida familiar. Parece mirar a algo o a alguien
pero probablemente no mira nada, su sonrisa es de una oscura dulzura.



Título: Nada se opone a la noche.
Autora: Delphine de Vigan.
Editorial: Anagrama.
Págs: 369.
Año 1ª publicación: 2011.










Mis impresiones
Muchos son los autores que han hecho de la figura de la madre el personaje de sus obras, escribiendo sobre el amor fraternal o la falta de él, y no me parece que tiene que ser un ejercicio fácil, por lo que representan, y por las emociones que despierta una palabra de tan sólo cinco letras. Difícil elegir el tono adecuado sin caer en el sentimentalismo y acabar resultando patético. Delphine de Vigan, justa y precisa nos habla de Lucile, su madre y lo hace sin exagerar, sin quejarse, sin juzgarla. 

Me doy cuenta cada día que pasa de lo difícil que es escribir sobre mi madre, acotarla con                 palabras, y de lo mucho que echo de menos su voz.


El suicidio de su madre, Lucile, abre y cierra el libro, a partir de su muerte la autora siente la necesidad de escribir sobre ella, de encontrar un porqué, para los que se quedan el suicidio siempre es inexplicable. Una necesidad personal de entender a esa madre tan poco convencional, tan imperfecta y tan real, tan cariñosa y torpe, tan presente como ausente, una madre defectuosa, como lo son todas, lo somos, intentando hacer lo que podemos, que no siempre es lo que quisiéramos, pero tan importantes siempre.

Posiblemente tenía ganas de rendir homenaje a Lucile, regalarle un ataúd de papel -pues me parece el más hermoso de todos- pero también sé que a través de la escritura busco el origen de su sufrimiento.

Cómo encontrar la distancia correcta para poder contar, para ir desenredando la historia de una familia, la suya. Recopila, pregunta, escucha, ve, desentierra lo que no se ha dicho, todo va saliendo en estas páginas y nosotros los lectores nos conmocionamos a medida que avanzamos en su lectura. Intenta ser fiel a lo que sucedió y como sucedió, tarea difícil porque los recuerdos de un hecho pueden llegar a ser tan diferentes como gente hay para recordarlos y luego están los secretos que cuando resultan demasiado incómodos, se asimilan y se callan con el fin de no destruir la apariencia de unidad familiar. Pero ella, como un vampiro ávido de detalles, los desentierra y les pone voz, sabiendo que le costará más de un disgusto.

¿Tengo derecho a escribir que mi madre y sus hermanos fueron todos, en un momento u otro de sus vidas (o durante toda su vida), heridos, dañados, desequilibrados, que todos conocieron una gran pesadumbre, y que llevaron su infancia, su historia, sus padres, su familia, como marcada a fuego?.

Descubrimos a una Lucile de niña, la tercera de nueve hermanos, dotada de una gran belleza que atraía la atención sin quererlo, sin desearlo. Posaba para anuncios publicitarios de ropa infantil y su rostro aparecía en grandes carteles de París, sin embargo de una singular personalidad se distinguió por su aire ausente y reservado a la que nada importaba el interés que suscitaba en los demás.

Cuando había que formular un deseo Lucile deseaba siempre el mismo. Soñaba que se hacía invisible.


Lucile de niña.

La muerte se cierne sobre la vida de Lucile desde la infancia, invadiendo poco a poco y desde muy temprano la historia familiar, accidentes, suicidios... serán heridas de las que no saldrá ilesa, así como del carácter de su padre, dominante, con una personalidad abrumadora, que los adulaba y los humillaba a partes iguales, y que mantuvo con algunas de sus hijas relaciones ambiguas. Hay dolores que se incrustan en el interior, que azotan al alma, que dejan huellas que resisten al tiempo, que pueden ser devastadores, que nublan la razón de quien los padece y así pasó con Lucile. Más inestable a medida que pasan los años, van apareciendo indicios que hacen sospechar que algo va mal, demasiadas excentricidades que la vuelven peligrosa tanto para ella misma como para sus hijas, las que asisten perplejas y horrorizadas a estos episodios de locura que la llevarán a estar hospitalizada en varias ocasiones.

Poco tiempo después de la muerte de su hermano, Lucile había escrito en el espejo de nuestro cuarto de baño, con un lápiz de labios color sangre: "me voy a hundir". Frente a ese espejo, nos peinábamos cada mañana Manon y yo, con esa amenaza tatuada en el rostro.

Despegada de la realidad, sin saber como vivir, invadida por un malestar que no dejaba de crecer. Con sus hijas mantuvo una relación llena de ansiedad, compleja y a pesar de esa incapacidad para cuidar, proteger y ocuparse de ellas, no sentí  a lo largo de las páginas y a través de los ojos de su hija que se la criticara ni juzgara. Una mujer que a lo largo de su vida tuvo varias caras, fue una mujer enferma, también empática y una buena trabajadora social que mejor que nadie supo ponerse en la piel de los más necesitados.

El dolor de Lucile formó parte de nuestra infancia y más tarde de nuestra vida adulta, el dolor de Lucile sin duda nos forjó, a mi hermana y a mí.

Según avanzan las páginas no podremos mantenernos indiferentes a las revelaciones, ni a ciertos pasajes de una violencia poco común que la autora y su hermana tuvieron que manejar. Esa inconstancia en la que vivieron durante la infancia y adolescencia, esas idas y venidas de esa mujer mentalmente enferma, desorientada y confundida a merced de sus demonios que la conducirán a varios internamientos psiquiátricos. Dos niñas que nada entendían, con apenas 13 y 9 años asistieron asustadas a la primera de las graves crisis, dos niñas que vieron y soportaron la lucha de su madre intentando sobrevivir, que no vivir, impotentes ante su sufrimiento, afrontando como bien podían las consecuencias de una enfermedad de la que nada sabían. En las palabras de Delphine hay ira, angustia y mucho amor por esa mujer rota que ante todo y como pudo fue su madre.

Luchaba por ofrecernos su lado menos estropeado, el menos cansado, luchaba por permanecer en vida. Por nosotras, Lucile se levantaba, se vestía, se maquillaba. Por nosotras, salía a comprar pasteles los domingos a mediodía. Cada gesto le costaba caro, no podíamos ignorarlo.
En las semanas que siguieron me inquieté aún más por Lucile. Ese miedo no me abandonaba, a veces me impedía respirar. Ignoraba lo que significaba. poco a poco, mi angustia encontró su expresión: tenía miedo de encontrarla muerta.

Alternando al relato de la vida de su madre nos introduce capítulos en primera persona compartiendo sus dudas y temores sobre lo que está escribiendo y el efecto que tendrá en su familia, donde se palpa no sólo la necesidad de contar, también la dificultad de hacerlo, demasiadas emociones, desde el amor y la ternura hasta la rabia y la frustración. Lejos de importunar, estas incursiones en la narrativa han hecho si cabe dotarla de una mayor proximidad. Un doloroso homenaje sincero a una madre, a su dolor, su dulzura, su violencia, su belleza...

¿Cómo me había imaginado, aunque fuese un solo instante, poder hacer inventario de la vida de Lucile?, ¿qué buscaba en el fondo, si no era acercarme al dolor de mi madre, explorar sus contornos, sus pliegues secretos, la sombra que arrastraba?.

Ha sido esta una lectura intensa, de sentimientos profundos, muy bien escrito, un relato valiente, que sabe captar y no perder la atención del lector, del que no sales indemne. Aunque penséis que es un tema explotado en la literatura que no sea esto lo que os impida darle una oportunidad, es este un libro que conmueve por su sinceridad. Queridos lectores, sabéis como yo las fuertes emociones que una lectura puede despertar, el interés que te deja por conocer más sobre el autor de la misma, que no os extrañe entonces encontraros en este espacio mío que es el blog más sobre Delphine de Vigan.











Seguir leyendo




31/7/17

Reto 5 líneas: Julio.



Las tres palabras elegidas este mes por Adella para el reto 5 líneas son: Justo / exactamente / forma.
Ya sabéis 5 líneas para conseguir un relato que contenga estas tres palabras, unas veces más fácil y otras más complicadas, unas veces estamos más inspirados y otras no hay manera.

No hace falta que tengas un motivo especial, y da igual si la forma de hacerlo es algo torpona, simplemente hazlo, no es complicado sólo has de ponerle sentimiento. Acércate, abre tus brazos y rodéame, envuélveme y aguanta así, justo así, reteniéndome. Aquieta mi alma, embriágame con palabras susurradas en mi oído. Este pequeño gesto exactamente es lo que te pido y necesito para recomponer mis sueños perdidos, sólo eso, un abrazo.
Seguir leyendo




29/7/17

La promesa de Gertruda de Ram Oren




Título: La promesa de Gertruda.
Autor: Ram Oren.
Editorial: Plataforma editorial.
Año 1ª publicación en hebreo: 2007.
Págs: 400.

Testimonio fiel de un acto de gran valentía y entereza ante el terror, La promesa de Gertruda trasciende la historia para revelar la compasión y la esperanza que siguen iluminando milagrosamente un mundo asolado por guerras sin fin.




Mis impresiones.

De sobra es sabido que La Segunda Guerra Mundial ha dado lugar a un sinfín de libros, un contexto histórico tremendamente explotado, unos mejor que otros, cada uno aportando datos, sucesos, testimonios distintos. Si algo caracteriza a estas lecturas ambientadas en este episodio tan inhumano de la historia es que son siempre tristes suponiendo las situaciones horribles que miles de personas tuvieron que vivir, una locura difícil de imaginar que muchas veces supera nuestra capacidad de comprensión humana, así como la crueldad de los testimonios de aquellos que lograron sobrevivir.
En el caso del libro que nos ocupa está basado en hechos reales, reconstruyendo los recuerdos de familiares y sobrevivientes, y con la gran ayuda del propio Michael, el protagonista.


Michael y Gertruda.

Esta es la historia de un niño judío y su niñera Gertruda intentando sobrevivir. Michael tenía 3 años cuando los nazis invadieron Polonia, su familia era de las más ricas, vivían en una gran mansión en Varsovia, pero de nada le sirvió todo esto cuando los alemanes tomaron el control. Su padre se encontraba por negocios en Francia, su madre, él y Gertruda, la niñera polaca, tuvieron que huir, nunca más la familia volvió a reunirse. Desgraciadamente la madre del niño no duró mucho en esta huida y en el lecho de muerte le hizo prometer a Gertruda que cuidaría del niño como si fuera suyo y haría todo lo que pudiera por llevarle a Palestina. A partir de entonces se convirtió en una madre para él,  él judío, ella católica, arriesgó su vida cada día, pasando penurias de toda clase, sabiendo que cualquiera que ayudara a un judío sería condenado a muerte.
Una vez terminada la guerra embarcaron en el Exodus, un desvencijado barco con una capacidad para 600 pasajeros y en el que embarcaron 4.500 personas sobrevivientes del Holocausto, inmigrantes que querían llegar a Palestina, soportando las duras condiciones del viaje y si pensaban que todo había terminado pronto se darían cuenta de lo equivocados que estaban. Los británicos seguían imponiendo estrictas restricciones a la inmigración judía y se encargarían de que el barco no llegara a buen puerto incluso haciendo uso de las armas.
En 1948 al fin lograron llegar a su destino y emprender una nueva vida juntos.

El Éxodus.
También hay sitio para la historia de Karl Rink, un alemán casado con una judía, y padre de una niña. Después de un tiempo sin trabajo y sin muchas expectativas de encontrar uno, acepta incorporarse al partido nazi, al principio con la esperanza de que éste cambiara el país a mejor, seducido por las palabras y promesas que el partido le ofrecía. No obstante y a pesar de la opinión y consejos de su esposa, después de que comenzarán los horrores contra los judíos él siguió perteneciendo al partido. Lamentablemente su cargo le acabaría costando la vida a su mujer, a partir de su desaparición comenzó a tener dudas, y mientras cumplía con las órdenes del partido, las cuales consideraba demasiado radicales, salvó a tantos judíos como pudo, entre ellos a Gertruda y Michael cuando sus vida se cruzaron.
karl Rink


En estos libros en los que se hablan de las vivencias que tanta gente sufrió la emoción está garantizada, testimonios necesarios para contar lo qué pasó y cómo pasó.
Un conflicto que mostró dos realidades, lo peor del ser humano y lo mejor de personas que arriesgaron su vida para proteger la de otros, independientemente de ideologías y de creencias.

El autor no profundiza en los personajes, no entra demasiado en sus emociones, no juzga ni critica, no interviene con ninguna opinión, sólo relata unos hechos verídicos, deja en manos del lector los juicios. La descripción de los personajes es casi nula, nos hacemos una idea por los diálogos con los que el autor les da vida o por la manera que tienen de comportarse. Su prosa es ágil y sencilla, si decidís leerlo lo haréis en un abrir y cerrar de ojos ya que sin ser una gran novela la lectura discurre con facilidad, y aunque no me ha entusiasmado y no haya sido de los mejores que he leído ambientados en este terrible conflicto, me queda una bonita historia de un compromiso, el de quedarse por encima de todo, un compromiso que emociona el de esta niñera, y una gran capacidad de resistencia y de adaptación del niño.

Si hay algo que nunca se pierde es la esperanza.

Ram Oren
Ram Oren, ejerció de abogado y periodista y fundó la editorial Keshet antes de dedicarse a la escritura. La promesa de Gertruda ha sido traducido en 8 idiomas, y ha vendido más de 250.000 ejemplares, convirtiéndose en un best-seller en Israel.

Gertruda Babilinska, fue distinguida por el instituto internacional para la investigación del Holocausto con la medalla otorgada a los Justos de las Naciones, una distinción reservada a aquellos que se opusieron a la corriente general de indiferencia y hostilidad que prevaleció durante el Holocausto. Murió en 1995.

Michael Stolowitzky, actualmente vive en Nueva York y se dedica a la industria del turismo.




Seguir leyendo




Return to top of page