Leer, escribir, compartir

Leer, escribir, compartir

30/11/15

Dedicatorias curiosas (2)

Hace unos meses os dejé algunas dedicatorias que los autores expresan al inicio del libro, bien para agradecer, bien para dirigirse a alguien especial, y que en algunos casos suelen ser bien curiosas. Merecen que no las pasemos por alto, yo sigo leyéndolas siempre, os aconsejo que vosotros lo hagáis también, algunas son geniales.
Me gustaría seguir compartiendo con vosotros algunas de ellas:


Isabel Allende, La casa de los espíritus
A mi madre, mi abuela y las otras extraordinarias mujeres de esta historia

Maruja Torres, Mientras vivimos
Para Ana María y Terenci Moix, por la amistad compartida

Julio Llamazares, Escenas de cine mudo
A mi madre, que ya es nieve.

Fernando Savater, El contenido de la felicidad
Para Mario Míguez, a quien no sabría no querer

Lemony Snicket, Una serie de catastróficas desdichas
Para Beatrice,
Mi amor por tí vivirá por siempre
tú, sin embargo, no lo hiciste

Javier Reverte, El sueño de África
A mis hermanos José, Jorge, Cris, Isabel, María José, y a mi primo Fernando, que leyeron en su infancia los mismos libros que yo sobre África. 
También, en recuerdo de mi padre, que me dió mis primeras lecturas. Y desde luego a mi madre, que me contaba para dormirme historias imaginarias de leones y cazadores.

Luis Sepúlveda, La sombra de lo que fuimos.
A mis compañeros y compañeras
que cayeron, se levantaron,
curaron las heridas, cuidaron la risa,
salvaron la alegría y siguieron andando.

Andrés Neuman, El viajero del siglo
A la memoria de mi madre que suena y suena.
A mi padre y mi hermano, que la escuchan conmigo.

John Seinberck, Al este del edén
Querido Pat:
Viniste a verme cuando estaba tallando una figurilla de madera, y me dijiste: ¿Por qué no me haces algo?. Te pregunté qué querías, y respondiste "una caja".
-¿Para qué?
-Para guardar cosas.
-¿Qué cosas?.
-Todo lo que tengas- dijiste.
Bien, aquí tienes la caja que querías. Dentro he guardado casi todo lo que tengo, y todavía no está llena. En ella hay dolor y pasión, buenos y malos sentimientos, y buenos y malos pensamientos, el placer del proyecto, algo de desesperación y el gozo indescriptible de la creación. Y, por encima de todo, la gratitud y el afecto que siento por tí. Y aún así la caja no está colmada.

Juan Ramón Jiménez, Platero y yo
A la memoria de Aguedilla, la pobre loca de la calle del Sol, que me mandaba moras y claveles.

¿Qué os han parecido?
Seguro que vosotros también tenéis algunas que os han llamado la atención, no dudéis en compartirlas.













2 comentarios:

  1. Me encantan las Dedicatorias!!! dicen mucho del aut@r...
    Te anoto tres que me han llamado mi atención:
    CARMEN ALBORCH: SOLAS:
    A mi querida madre, a mi hermana Tita, mujeres admirables que saben de la soledad y la generosidad.
    TERENCI MOIX. GARRAS DE ASTRACAN:
    A Inés gonzález, sin cuya ayuda no existiría este libro.
    A todas las mujeres que han llenado mi vida con ejemplos de magnificiencia y generosidad.
    Y también a las del cine, las de la novela, las del teatro, las de la copla, las del gran melodrama italiano. Las grandes de la ficción.
    MITCH ALBOM: MARTES CON MI VIEJO PROFESOR:
    Este libro está dedicado a Peter, mi hermano, la persona más valiente que conozco.
    Espero te gusten...hasta muy pronto corazón...
    Litxu.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus dedicatorias Litxu, cierto es como dices que unas pocas palabras pueden decir mucho de la persona que las escribe.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar

¡Anímate y comenta! agradezco mucho lo que me aportéis.

Return to top of page