Leer, escribir, compartir

Leer, escribir, compartir

27/4/17

Agua cerrada de Alejandro Palomas

                                                                    Título: Agua cerrada
                                                                    Autor: Alejandro Palomas
                                                                    Editorial: Ediciones Siruela.
                                                                    Año 1ª publicación: 2012
                                                                    Págs: 171


Agua cerrada no es sólo la historia de un presente que circula entre Barcelona, Venecia, Serena, Isaac y Elsa. Es también el retrato de un amor tranquilo en el que la vida irrumpe por sorpresa, desencallando a su paso secretos, mentiras, temores, perdones y anhelos, y dando forma a un nuevo escenario en el que sus protagonistas deberán aprender a caminar de nuevo más libres, más ligeros, más maduros.


Mis Impresiones
Una vez más acierto con Alejandro Palomas, me gusta la manera que tiene de enlazar las palabras para definir los sentimientos de los personajes de sus novelas, me gusta el qué y el cómo nos lo cuenta. Por esto seguiré leyendo y disfrutando sus libros y por eso no me cansaré de recomendaros que le leáis.

Agua cerrada es un libro corto, una lectura que no te llevaría más de un par de días sino fuera porque es tan delicada y sensible que tienes que parar para coger aire, para entender, para seguir.

Tres protagonistas, cada uno con su carga, sus frustraciones, sus carencias sentimentales, sus particulares dramas. Madre e hijo, Elsa e Isaac; hijo y novia, Isaac y Serena; y los tres, Elsa, Isaac y Serena. Elsa lleva años a cuestas con un secreto que ha decidido al fin confesarle a su hijo, Isaac se dispone a viajar con su madre, a descubrir no sólo una ciudad, también algo que no conoce, que no sabe, que no intuye, pero que dolerá. Serena, la novia, compleja, frágil, con sus silencios y su música, algo sucederá  y tendrá que acudir en busca de madre e hijo. A partir de este viaje todo cambiará para ellos...
Una vez Elsa eligió Venecia para intentar olvidar, para ahogar bajo sus aguas el secreto y la culpa que la atormentaban, pero no pudo y anduvo perdida en la vida durante 30 años. Porque a veces los secretos nos devoran la vida, porque a veces alrededor del secreto hay una gran cantidad de sentimientos que tenemos que ocultar y callar y nos consume, porque a veces necesitamos un perdón y sólo puede llegar si compartimos lo que ocultamos. Por todo esto, esta vez viaja a Venecia para contarlo, aún sabiendo que para el que lo va a escuchar puede resultar difícil encajarlo.

Narrado en un tono íntimo, poético, cada capítulo da voz a uno de los tres personajes dotando a la narración de un tono íntimo, haciendo que experimentemos cada escena del libro como si estuviéramos allí formando parte con los personajes, escuchando, sintiendo, sufriendo.



Una vez más Alejandro Palomas me lleva con el corazón en un puño, con la lágrima al borde del ojo, y con las ganas de querer más, de leerle más.








5 comentarios:

  1. hola!me ha llamado mucho la atención , así que me lo apunto para futuras lecturas, por cierto acabo de descubrir tu blog! es chulisimo! espero leerte otra vez pronto! un saludo desde Elizabeth Diario

    ResponderEliminar
  2. Ya me estrené con "Un hijo", y quiero conocer más del autor. Este lo conocía, pero creo que empezaré por "Una madre", que me han recomendado mucho.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    No me he estrenado todavía con este autor pero tendré en cuenta esta novela, gracias por la reseña.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Lo que son las cosas: he conocido antes la faceta como traductor de Alejandro Palomas que su narrativa. Parece que cualquiera de sus novelas es buena para acercarse por primera vez al autor. ¡Tomo nota de tu recomendación! ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. parece hermoso! muchas gracias, saludosbuho y quedas compartida. que bella portada!

    ResponderEliminar

¡Anímate y comenta! agradezco mucho lo que me aportéis.

Return to top of page