Leer, escribir, compartir

Leer, escribir, compartir

11/6/18

Días sin hambre, Delphine De Vigan.

Título: Días sin hambre
Autora: Delphine de Vigan
Editorial: Anagrama. 
Año 1ª publicación: 2001
Págs: 167

Ayunar voluntariamente hasta rozar la muerte. Más allá de la obsesión por buscar la perfección del cuerpo, la expresión de un dolor, el querer encogerse, vaciarse, desaparecer para no sentir, para no ver, para huir. Extraña y peligrosa manera de hacer frente al malestar de una vida.
Desvanecerse porque tal vez a nadie le importe, nadie note si estás o si te has ido. Una falta de atención total, de profunda soledad que duele cada segundo de tu vida, cómo continuar cuando no podemos transmitir ese dolor a nadie. La delgadez como un grito.

Nos encontramos en estas páginas con el testimonio de una joven enferma de anorexia en su proceso de recuperación. Ha llegado a la frontera con la muerte, 19 años 36 kg, elegir vivir o morir. Ella misma con la ayuda de su médico ingresa en un hospital para conseguir los 50 kg que la devolverán al mundo, a la vida. Aquí topa con pacientes en su misma situación, o en la opuesta, todos inmersos en una intensa lucha cada uno con su historia, con su mochila, se tienden la mano creando un vínculo de compañerismo que les hace sentirse menos solos, todos cómplices.
A través de una sonda le llegan las primeras calorías necesarias para que su cuerpo comience a despertar, luego todo el trabajo mental para intentar ganar la batalla a esta enfermedad terrible y difícil de superar, para dejar de maltratar no sólo al cuerpo físico también al corazón.
Subirse a la balanza, contemplarse en el espejo y comenzar a ver como el cuerpo va ganando peso muy poco a poco, no venirse abajo, seguir.

Recuerda las miradas, de compasión, de recelo, el miedo reflejado en los ojos de la gente. Recuerda a los que se quedaron, los que nunca la abandonaron a pesar de sus excusas cada vez más frecuentes para no aparecer, para hundirse en la soledad, y también recuerda a los que se alejaron, los que no aguantaron, los que no sabían qué decir ni como mirarla. Y es que hay cosas difíciles de entender desde fuera y difíciles de superar desde dentro, por eso ante todo no juzgar. No juzgar esas conductas autodestructivas, esa violencia letal que ejercen sobre su propio cuerpo. Comportamientos que nos inquietan, que nos perturban, que nos asustan porque logran adherirse tan firmemente que a veces son llevados hasta sus últimas consecuencias.

Como nos tiene acostumbrados esta autora es esta otra novela suya con un toque autobiográfico, escrita sin caer en el melodrama, con un estilo preciso, sobrio. Visceral, honesta y exacta eligiendo las palabras. Frases cortas, sentimientos que salen a presión y que necesitan decirse, escribirse. Bien podría por el tema caer con facilidad en la autocompasión, en la pena, pero no creo que busque provocar estas emociones excesivas en el lector, más bien es como un desahogo.

Para los que antes leímos Nada se opone a la noche, nos serán familiares las evocaciones a la locura de la madre, a la soledad, a la inestabilidad de una complicada historia familiar, huellas de lo que luego nos contaría dado que escribió primero Días sin hambre. Dos libros que sin duda se complementan.

Me gustó mucho Delphine De Vigan con Nada se opone a la noche, tanto que me llevó a querer leerla más y así fue como llegué a Días sin hambre, y así será como siga conociéndola, no será este el último libro que lea de ella. Una autora interesante que vale la pena leer, yo que vosotr@s tomaría nota de esta autora.






9 comentarios:

  1. Interesante novela, Mer Mer. Sobre todo me gusta que no caiga en espacios comunes cuando se tratan este tipo de temas. Apuntada queda. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He agradecido que no cayera en el victimismo, que resultaría lo más fácil. La forma de contar que tiene esta autora me gusta, concisa y directa.
      Gracias por pasarte David.

      Eliminar
  2. Descubrí a Delphine de Vigan, como tú, en "Nada se opone a la noche" y no se puede evitar repetir. "Días sin hambre" me resultó apasionante, como apasionantes me parecen las causas y todo lo que rodea a una enfermedad que produce placer mientras te mata. También he leído "Basada en hechos reales" y es muy buena. Ese juego que siempre hace la autora entre lo ficticio y lo autobiográfico me encanta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basada en hechos reales será mi próxima novela de ella que lea, ya te contaré.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. Hola, Mer:
    De esta autora empecé a leer "Basada en hechos reales" y la dejé a medias. Creo que en algún momento la retomaré, la obra o por lo menos a la autora, pero no por el momento.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa, si alguna vez decides darle una oportunidad, me lo haces saber y comentamos.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Esta autora la tengo pendiente desde hace meses y voy a tener que ponerme con ella porque todas las reseñas que he leído me la recomiendan.
    Además, el tema de la anorexia me toca directamente por temas laborales.
    Gracias, Mer, por recordarme que es una escritora imprescindible.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo. 'Nada se opone a la noche' y 'Días sin hambre' son novelas independientes pero sí que se pueden complementar. Mi lectura de 'Días sin hambre' se retroalimentó muchó de mi lectura de 'Nada se opone a la noche'. Ambas, siendo novelas distintas, proceden del mismo dolor. Me gusta mucho de Vigan. Tenía miedo a leer más de ella después de 'Nada se opone a la noche' pero conseguí animarme con 'Días sin hambre' y me volvió a conquistar. Veo que tú también te has rendido ante ella.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola, Mer.
    La anorexia es, principalmente, una enfermedad de la mente, que tiene repercusiones en el cuerpo. Por eso es tan difícil de erradicar esa semilla que, en forma de idea, se enquista en la mente, mostrando una autoimagen completamente desfigurada en el espejo.
    Quiero leer desde hace mucho a de Vigan, pero quiero empezar por "Nada se opone e la noche". Si me gusta, iré tachando de la lista todos esos títulos tan prometedores.
    Por cierto, hace poco estrenaron "Basada en hechos reales", una adaptación de su libro homónimo. Si no la has visto, te la recomiendo.
    Un besazo.

    ResponderEliminar

¡Anímate y comenta! agradezco mucho lo que me aportéis.

Return to top of page